La sensibilidad, fundamental para la arquitectura y el mundo del arte

La Casa Museo Modernista, con Merche Navarro como anfitriona, fue el lugar elegido para reflexionar sobre la relación entre la arquitectura y el mundo del arte, con invitados como Joaquín Juan, poeta, Alfredo Navarro, director de cine, Iván Larrea, artista y Juan José Pastor, arquitecto.

 

La Casa Museo Modernista acogió una Mesa Redonda «en torno al proceso creativo: cine, poesía, música y arquitectura», en la que se reflexionó sobre el proceso creativo del arquitecto, poniéndolo en relación con el de otras disciplinas artísticas como la poesía, el cine y otras manifestaciones artísticas.

Buscaron puntos de conexión entre las diferentes disciplinas, las similitudes y diferencias en los diferentes mecanismos de pensamiento.

El arquitecto noveldense, Juan José Pastor, destacaba la conexión que existe en el proceso creativo de todas las disciplinas y como se aúnan dentro de la arquitectura como el arte madre.

Iván Larrea, resumía esta jornada afirmando que del dialogo entre disciplinas que aparentemente nada tienen que ver, se crean equipos que descubren rutas, que llevan nuevos destinos creativos, y para que prosperen, «solo hay que seguir alimentándolos».

A la hora de poder plasmar algo, Alfredo Navarro, como director de cine, destaca que «o me acondiciono a los espacios o los creo, tengo que leer el lugar donde voy a grabar para saber lo que quiero hacer». El cine es el séptimo arte, la disciplina más joven, es por eso que «el cine se basa en todas las demás disciplinas artísticas en la historia del arte, aúna muchos artes, hemos ido cogiendo de la pintura, de la fotografía, el teatro o la arquitectura para crear nuestro arte».

Para Joaquín Juan, la arquitectura tiene una responsabilidad añadida, «ya que da tono a las épocas, no es casualidad que los movimientos totalitarios siempre planteen un modelo de ciudad, por ello es fundamental el dialogo entre las distintas artes». El poeta explicaba a los asistentes que vivimos en un momento que no es propicio para la especialización, «pero en estas circunstancias uno puede encontrar más afinidades en gente de otras disciplinas artísticas para encontrar finalmente lo que quiere hacer.

Al final, la conclusión en la mesa redonda fue que todas estas disciplinas deben transmitir la emoción al cliente final, poniendo en valor las emociones de las personas. Transmitir la sensibilidad del arte, dejando un legado importante y de valor a las próximas generaciones.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí