Deportistas veteranos noveldenses, por Vicente Díez

89) RAFAEL AMORÓS ÁLVAREZ, “el Kalifa” (ciclista)

En el mundillo del pedal, especialmente a nivel de la comarca, es sobradamente conocido el buenazo de Rafa,pues comparte ilusiones, cooperación y amistad con todo aquel que se le acerque. Además, su figura dista mucho de la del ciclista espigado; incluso me han preguntado personas ajenas al pedal si verdaderamente este hombre pedalea o sólo va como cocinero. Y adelanto de antemano que es un autodidacta de la cocina, algo que le viene de tradición familiar y que comparte con su hermano actualmente. “Rafa”, más conocido por “el Kalifa”, nació en nuestra ciudad en el año 1961. Sus padres, Erundina y Rafael, quien se dedicaba a vender lejía, según me relata, tuvieron tres hijos de los que nuestro personaje de hoy fue el primero en llegar al hogar. Posteriormente vendrían José Manuel y María Jesús. Sus primeras correrías fueron por el carrer Mazantini, actual Gabriel Miró. En su época de párvulo, fue alumno de mi esposa en un anexo al colegio Cervantes, denominado “Párvulos nº 4”, allá por el año 1966/67, ubicada esta aula frente a la iglesia de San Roque, donde hoy está la Comisión de Fiestas de este barrio y concluyó su etapa escolar en el Oratorio Festivo. En este colegio jugaban al baloncesto y tenían una liga interescolar. También corrió incluso en alguna carrera de atletismo, que él recuerde. Me cuenta Rafa que su abuelo materno, Silvestre “el Palmero” fue el primer taxista en Novelda.

Y así fue llegando a la adolescencia, cuando a muchos jóvenes les llama el deporte y se comienza a decantar por uno determinado. Tras conseguir una bici “de carreras” de las de entonces, el propio “Candela” le dijo que “para ser un buen ciclista habría que pegarse un tortazo y poder resistirlo sin desanimarse”; algo que con el tiempo se cumplió; sufrió una caída de cierta importancia y aquello quizá le desanimó algo hacia la competición en ruta. Posteriormente con una BTT “de montaña” ya se veía más en lo que le llenaba de satisfacción: ver la naturaleza y conocer paisajes no visitados anteriormente. Debía intentar unirse a cualquier grupo de ciclistas locales, pero no había muchos y en ocasiones, salía solo. Tras ir conociendo a otros, se citaban en Ciclo Manía y ya con unos 30 años, salían todos los fines de semana y festivos, subiendo y bajando sendas pedregosas. Incluso tras conseguir la licencia federativa, se apuntaron a todas las Marchas Cicloturistas o Carreras de BTT en Montaña por las cercanías. Fueron ampliando el radio de acción y se desplazaban también hasta Madrid, Sierra de Cazorla (Jaén); incluso a la Serranía de Ronda, entre Málaga y Cádiz.

En algunas de estas pruebas masivas salen los participantes atropellándose por coger los primeros puestos en las sendas. En el caso de la Ruta por Ronda, participaron 3.500 ciclistas y “Rafa” tardó más de ocho horas en completar los 101 kms., pues a veces se salió del trazado. Pero de todas estas pruebas, así como de las diversas salidas “domingueras” que realiza con “la peña” guarda en su ordenador miles de fotografías; clasificadas por el nombre dado a esa ruta o el año, pues a veces las han repetido. En estas fotos, me cuenta que algunos de los que aparecen ya no salen en bici y otros no están en ellas por haberse incorporado posteriormente. Como es lógico, unos comienzan y después lo dejan; quizá vuelvan y otros, se incorporan al grupo de bikers.

Me enseña muchos dorsales plastificados que conserva de estas pruebas en las que participó por toda la mitad sur de España, en la mayoría de los casos. También hay alguna en Castilla – León, e igualmente conserva diplomas de asistencia a estas pruebas cicloturistas.

Allá por el año 2004, estos ciclistas de Novelda decidieron fundar algo, a lo que denominaron Club Bicicleta de Montaña; hoy con el título de Unión Ciclista Novelda. Organizaron su primera carrera de BTT y ya se ha celebrado el décimo aniversario. El número de socios ha aumentado desde los treinta iniciales hasta unos cien actuales; incluso hay alguna fémina a veces en las marchas y en las carreras, con su clasificación especial. Este Club ha ido asimilando a la mayor parte de ciclistas noveldenses, pues la bici de montaña prácticamente la poseemos todos los que teníamos la de carretera e igualmente, el Club ha organizado pruebas en ruta, como es el anual Torneo Interclubs o en el caso concreto del año 2012, se organizó la 62ª edición del Trofeo Santa María Magdalena, más conocida por “la carrera de la Santa”.

En este club, como en cualquier deporte que no tenga ingresos económicos por entradas, como sería el fútbol, hay que hacer la labor más dura, conseguir el dinero necesario para celebrar cualquier actividad o competición. Y esto lo hacen varios de los miembros, los más implicados o sensibles a que si no se sale a buscar, no hay nada en perspectiva. Para ello, visitan a los establecimientos que cada uno conoce y conseguir un donativo para la carrera, a cambio de una pequeña publicidad.

Y en cuanto a su afición por la cocina, me cuenta que ya su padre era aficionado a este arte. Hoy, “Rafa” colabora con su hermano en la gestión del Restaurante Kalifa, en la subida al Santuario con ambos entre fogones. Pero “Rafa” no se dedica a la cocina de forma profesional, sino que ha aprendido por sí solo. Realmente, su profesión es  marmolista, pero prepara las comilonas que a veces se dan los ciclistas del Club, incluso haciendo una parada a mitad del pedaleo.

Al respecto, me relata que llevaba en un coche con remolque todos los bártulos necesarios: cubiertos y platos desechables; paellero; sartenes; agua mineral; aceite; carnes; arroz; longanizas; etc. etc. así como un buen vino. Tras está “sentá”, algunos se levantaron con la barriga llena y haciendo eses hasta llegar a sus bicis. Menos mal que casi siempre la comilona se realizaba en lo alto de alguna cuesta y después es bajada, que si no… subirían andando. No sé cómo después tienen ganas de pedalear; menos mal que están ya cerca de sus casas, pues alguno se va cantando “la canción de la Mona”. Como ayudante y buen cocinero, colabora su amigo Pedro “el Caballo Loco”. Entre todos, recogen aquello para que quede limpio; se hacen fotos y… a casa. Actualmente, se prohibe encender fuego en la mayoría de parajes y por ello, alquilan la Cábila de los Moros Beduinos y allí se ponen “como el kiko” a comer; ya que “un día es un día”; según afirma el chef cocinero.

Y en cuanto a su contacto con las pruebas clásicas de profesionales, previamente voy a detallar algo para los no iniciados en ciclismo. Estas pruebas Clásicas son el no va más en carreras de un día, por diversos motivos. De hecho, una de las causas de su alta valoración es la antigüedad que atesoran y son de finales del siglo XIX o de principios del siglo XX. Hace unos 50 años, cuando yo comencé a contactar con el ciclismo, estas Clásicas eran nueve en el calendario; la mayor parte de ellas se celebraban en el mes de Abril. Hoy son trece estas pruebas y en nuestro país tenemos una de las últimas en incorporarse, la Clásica de San Sebastián desde 1981 con su primer vencedor, Marino Lejarreta. Para entrar en esta categoría, la UCI (Unión Ciclista Internacional) es quien decide o no su ingreso a una prueba que ha de reunir muchos detalles de primerísima categoría en cuanto a organización, participantes, premios… Ya dije que antes eran nueve pruebas y el único ciclista que tiene todas en su palmarés (la colección completa de nueve) fue el belga Rik Van Looy, conocido como “Rik II” o “el emperador de Herentals”, contemporáneo de Bahamontes y de Anquetil, pues con 15 victorias en total en estas Clásicas, superó en diversidad a todos los ciclistas de otras épocas; incluso al legendario y posterior Eddy Merckx, quien sumó 25 victorias pero con tan sólo siete de éstas., pues algunas las tenía muy repetidas, casos de la Milán – San Remo con siete triunfos o la París – Roubaix, conocida como “el Infierno del Norte, o la de los adoquines”, con tres ediciones.

 En estos países: Bélgica, Francia, Holanda e Italia se siguen celebrando estas Clásicas centenarias y en el caso concreto de Bélgica, es un país donde la bicicleta es la reina, dándose la circunstancia que los automovilistas suelen ceder el paso a la bicicleta. Allí el ciclismo es quizá, el deporte más practicado y disponen de más velódromos que en España. Asimismo, es el segundo país en cuanto a victorias finales en el Tour de Francia y el primero en lo que respecta a maillots arco iris, o campeones profesionales de ciclismo en carretera.

Bien, pues un buen día nuestro “Rafa” por medio de su primo José Luis contactó con un cliente de éste, residente en Bélgica y de nombre Eric Braun, que es mayorista de productos alimenticios, así como fundador de un club y patrocinador de un equipo ciclista amateur. Eric ya les había invitado para que fuesen a conocer alguna de estas Clásicas y por fin se animaron, viendo en persona la Lieja – Bastogne – Lieja, con sus tramos de adoquines, pasos a nivel (téngase presente que circulan por carreteras secundarias) y cuestas estrechas, especialmente las de la Redoutte y Saint Niklaas. En una de las fotos que tomó al paso del pelotón, se ve perfectamente a Alberto Contador.

“si ves un bar antes o después de una cuesta, puedes parar a tomarte algo que lo que suma son las subidas”En estas pruebas se disputan también previamente otras para aficionados y para cicloturistas. En concreto, en la de cicloturistas los organizadores sólo toman el tiempo de las diversas subidas, que es lo único que suman. Al respecto, cuenta “Rafa” que “si ves un bar antes o después de una cuesta, puedes parar a tomarte algo que lo que suma son las subidas”. Otro detalle que le llamó la atención es la masiva afluencia de espectadores tras las vallas por todo el recorrido; algo distinto a lo que vemos por aquí, en que sólo se ve gente en las subidas y en la meta. Como ya dije antes, conserva muchos dorsales plastificados, pero este en concreto, escrito en flamenco, lo valora mucho más. Bien, pues tanto José Luis como Rafa “el Kalifa” llegaron previamente y se instalaron en la casa de Braun. Allí “Rafa” les preparó la noche anterior a la carrera, una paella “como las que se hacen en Novelda, con caracoles y conejo”, les aseguró. Y con el vino y el champañ francés, les costó levantarse para ir a dormir. Tras la prueba, les hizo una gachamiga de modo artesanal, pues no disponían de harina de trigo, sino harina integral y con esta variedad la cocinó….. ¿El resultado? Guardaron lo que sobró para otro día y le pidieron la receta culinaria; a lo que Rafa contestó en broma que “si se la daba, tendría que matarle”; por lo que se quedaron los anfitriones sin el secreto de los invitados.

Por no acabar ahí la reunión, quedaron para visitar de nuevo el país flamenco y desplazarse desde allí en coche al norte de Francia, para disputar la Ruta desde Gante hasta Oudenaarde ; si bien, en este año coincide en fecha con la Marcha de Cicloturismo en Novelda, a la que suele ir cargado con sus bártulos e ingredientes culinarios. Como no puede estar en dos sitios simultáneamente, se decide por la novedad e irá al pais flamenco.  

“Rafa” forma parte de la directiva del Club Unión Ciclista Novelda, de la que es tesorero y me ha enseñado infinidad de fotografías, muchas de ellas preciosas por los paisajes recónditos que hay en nuestro país; la mayor parte de estas fotografías no son de lugares muy lejanos; sólo hay que ir a conocerlos. También tiene en su casa incluido en su ordenador, muchos gráficos y planos de sendas y caminos con su altimetría, ubicación geográfica, longitud total y parcial. Hemos acordado ponerme al día en cuanto a datos informáticos, pues admito que al haberme aislado de la competición, estoy algo obsoleto pues ya soy “de otra época” y esto lo vamos a solucionar saliendo algún día, como me ha invitado, con el singular “Rafa” Amorós, más conocido por “el Kalifa”.

Por último, su fama entre los ciclistas locales ha hecho que le dediquen un camino determinado, conocido por “Senda del Kalifa” y quedó pintado su nombre en un bloque de mármol allí expuesto, en la Sierra de Betíes. Yo, por mi parte, aporto una versión de la canción que en su día cantaba el desaparecido Antonio Molina, allá por los años 50; en mi infancia la oí repetidas ocasiones. Sólo falta añadirle la música y aún hay quien la recordará. Su título original era “El cocinero” y yo la he plagiado como “Cocinero, fogonero”. Confío en que os agrade.        

“Cocinero, fogonero

dale con fuerza a la biela

no te salgas del sendero

que se ven muchas tachuelas.

Cocinero, fogonero

alimenta al pelotón

aunque no cobres ni un duro

y aunque el pan no esté maduro

Aaay… evitando el pajarón.

–          – – – – – – – – –

Pedaleando les doy una caña

que suben la montaña

asfixiados de tanto apretón.

Y para todos soy su tormento

si no les da tiempo

ni a beber del bidón.

–          – – – – – – – – – – – –

Ruedo desde buena mañana

sin guantes, casco ni zapatos

y cuando vuelvo a la cama

me zampo una pizza italiana

y atajé por un sendero en el campeonato”.

P.D.- La próxima será la historia del Club de Tenis de Mesa Novelda (Peña Barcelonista). Si conoces datos o la biografía de algún/a deportista local; incluso de persona fallecida. O   de algún club de Novelda, actual o desaparecido, telefonéame al 633 25 25 00 (Vicente). Gracias.

10 COMENTARIOS

  1. Despues de treinta años montando en bici, pocas personas conocen las rutas tan al detalle como Rafa. Es todo un orgullo haber compartido con el los primeros años del MTB, y espero seguir montando en bici con él durante muchos años.
    Buena persona y mejor amigo

  2. El gran Kalifa, todo un orgullo Para este deporte y un ejemplo a seguir de constancia, compañerismo y amor a la montaña. Me alegro mucho de este pequeño homenaje a este gran hombre a su club y como no a nuestro deporté , un abrazo y sigue pedaleando amigo.

  3. Hoy me he alegrado el día al ver este reportaje, otra forma de hacer y concebir el deporte, muy lejos de los que salen a ganar ,está el que sale a divertirse…bueno también se sufre, pero tienen un sabor diferente. El mejor guía local para descubrir todos los rincones, prueba de ello se encuentra en la «senda del Kalifa», nombre y ruta conocida también por los que hacemos atletismo.
    Buen cocinero, doy fe…

  4. Che, qué bien está lo de la canción. Me ha gustado la inventiva del autor. Y también conocer algo más de las hazañas de Rafa, tanto en la bici cuando va al extranjero como en su faceta de cocinero.
    Felicidades para los dos, Rafa y Vicente

  5. Es alguien imprescindible en el grupo de bicicletas de montaña. Y además, un buen colega. Rafa, un abrazo de un ex ciclista anónimo que te sigue apreciando.

  6. ¡¡OTRA EXCELENTE HISTORIA RELACIONADA CON EL MUNDO DEL PEDAL!!
    Esta mas que claro ,que RAFA ,disfrutò y mucho con la bici,siendo ademàs un excelente conocedor de las rutas ciclistas. FELICIDADES.
    Tambien està claro que VICENTE,domina a la perfección el mundo CICLISTA,basta con leèr su literatura que enriquecen los articulos.
    Finalizo que como un servidor fue practicante del Ciclismo en sus años mozos,sigo siendo aficionado y seguidor de este Deporte,tengo que reconocer mi ADMIRACION,por las dos personas señaladas en mi comentario.

  7. Buena historia la de Rafa. Me gustan sobre todo las fotografías de la naturaleza. Y la cancioncita, es algo novedoso. N había leído algo así en las historias anteriores de otros deportistas.
    Felicidades para Rafa, un buen ciclista y amigo de los suyos.

  8. Como siempre, os agradezco los comentarios escritos. Y mi agradecimiento personal a Rafa por sus lecciones de MTB y de puesta al día en IUnformática

  9. Tengo el honor de pedalear con Rafa muchos años y tengo que decir que ante todo es un gran COMPAÑERO, divertido y locuaz. Todo un placer salir de ruta con Rafa, espero que siga así muchos tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí