El alcalde visita el taller de SuperArte, maestros artesanos de Fallas y Hogueras

SuperArte crea estas figuras tradicionales con un trabajo técnico complejo y disciplinado, que además difunden en su escuela formativa infantil

Fran Martínez, acompañado del concejal de Fiestas, José María Chacón, han visitado esta mañana el taller de SuperArte, un espacio creativo que llevan a cabo los maestros artesanos especializados en Hogueras y Fallas, Fátima Garaballú y José Manuel Feliu.

El alcalde ha acudido a este taller situado en la calle Santa Faz,7 para continuar con su programa de contactos con diversos sectores productivos con la finalidad de potenciar y poner en valor el emprendimiento del tejido productivo y empresarial de Novelda.

Martínez señala que tuvieron conocimiento de esta empresa en las fiestas de Navidad, cuando anterior concejala de cultura, Mado Abad, contactó con la misma para encargarles la realización de un trineo de Papá Noel para un evento de la festividad.

«Esta actividad en el pasado en Novelda tenía más arraigo pero con el paso del tiempo se ha perdido», comentaba el alcalde. Por ello, ha agradecido el asentamiento del taller en Novelda ya que, asegura, contiene «verdaderas obras de arte» del mundo de las Hogueras y Fallas.

«Es muy positivo ver cómo nuevas actividades económicas se están implantando en este municipio que eminentemente ha sido artístico a lo largo de la historia», como por ejemplo mediante el arte modernista. Además, ha destacado que «gracias al modernismo atraemos a nuevas actividades artísticas en la localidad».

Por su parte, la integrante del taller SuperArte, Fátima Garaballú, explica que además de este espacio cuentan en la ciudad de Alicante con un taller creativo infantil para enseñar a los jóvenes el complejo arte que hay detrás de las Hogueras y Fallas.

Con todo, Garabullú comenta que el taller ya lleva más de un año asentado en Novelda, una localidad por la que se sintió atraída, ya que la artista no es local, sino de origen madrileño. Junto a su compañero José Manuel Feliu trabaja la decoración desde la concepción del monumento, diseñando una idea que se hará realidad y saldrá a la calle en las Hogueras o en las Fallas infantiles, es decir, con una altura máxima de tres metros.

Durante dicho proceso, realizan una serie de bocetos y elaboran un cuento o historia detrás de cada figura o trabajo para así otorgarle un significado más allá de lo puramente estético. «Queremos que sean didácticas y tengan un contenido», ha subrayado. Tras ello, los artistas elaboran pequeñas maquetas que luego acaban plasmando en elaboraciones más voluminosas.

«El proceso es bastante artesanal», recalca, e indica que la labor empieza con un modelado en corcho, armazonado en madera para una mayor estabilidad cuando la estructura esté completa. Después, los artistas empapelan las figuras para otorgarle consistencia al material, adherido con un pegamento artesanal a partir de gachas con harinas.

Una vez finalizada esa fase, se aplicarían varias capas de gotelé realizadas durante varias jornadas para, finalmente, terminar la pieza perfectamente lijada. «Nos gustan mucho los buenos acabados y que las piezas se queden muy pulidas para luego hacer una decoración final pintada», ha argumentado. Para finalizar, añaden detalles a partir de diferentes técnicas «para marcar la diferencia».

«Vinimos atraídos por el arte y nos hemos quedado intentado hacer arte aquí siguiendo con esta tradición, única en el mundo y patrimonio de la humanidad», ha realzado.

Otras noticias de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,745SeguidoresSeguir
3,530SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES